Plymouth pickup 1939 con motor de avión

0
Posted July 12, 2016 by Cesar Donovan in Autos
Plymouth-1939-12

Esta pickup Plymouth de 1939 posee un motor de 7 cilindros refrigerados por aire y 300 CV diseñado en los años 30 para un avión. Son muchos los casos como estos, donde podemos apreciar adaptaciónes de motores de avión a automóviles, en esta ocasión le ha tocado el turno a un motor de 12.4 litros Jacobs R-755 que, aunque buena parte esté fuera del vehículo, queda integrado en una parte del auto, quedando de esta forma mitad avión, mitad furgoneta.

El origen del proyecto se remonta a hace 3 décadas, cuando Gary Corns (Colorado Auto & Parts) compró una Plymouth pickup de 1939 con la que no sabía muy bien qué hacer. Finalmente, mientras contemplaba un viejo hidroavión, tuvo la idea de adaptar un motor radial a una pickup con unas formas que se prestaban a evocar la aviación.

El trabajo fue bastante arduo y hubo que fabricar la mayor parte de las piezas para poder adaptar un motor que en sus inicios poco tenía que ver con el automovilismo. Todo el chasis fue sustituido por una nueva estructura tubular a medida, más larga y resistente en la parta delantera, que fuese capaz de soportar el enorme motor y mantener el funcionamiento de la Plymouth como si fuera un vehículo normal.

Tras adquirir un carburador específico a través de eBay, pudieron arrancar el motor sin mayores prorblemas que una enorme nube de humo. Sólo tuvieron que ajustar el sistema de admisión y reglar las válvulas para que el motor volviera a la vida.

Tanto la carrocería como el interior han recibido un profundo tratamiento y ahora todo está cubierto de chapa y remaches. La línea exterior se ha bajado al máximo para pegarla al suelo, toda la carrocería se ha adaptado para encajar en el nuevo chasis, se ha carenado la cama dejando sólo a la vista el depósito de combustible que sale justo por detrás del habitáculo, los aros se cubren y cada pieza se ha remodelado para evocar la aviación.

El interior se llena de espíritu aviador mucho más allá de la hélice colgada del techo. Todas las ventanas simulan ser las de un avión y los mandos se identifican hasta el extremo con los que necesitaría un piloto de caza de la época, incluso los del tablero y el cuadro de relojes frontal. Hasta se ha instalado un doble mando.

Desde la parte delantera hasta el parachoques trasero, los accesorios aeronáuticos y las luces consiguen con un resultado muy llamativo.


About the Author

Cesar Donovan


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response

(required)