Give Way – The Right Way To Gain

0
Posted November 1, 2011 by Jean Ml. in MatriPuntos

Hace algunos años iba a recibir un puño en la cara  de alguien que quería mi espacio en una cola, mientras pagaba mi factura telefónica…
Hace unos meses un tipo me iba a chocar el carro  porque no quería que yo estuviese delante de él en una avenida, a pesar de que cuando doblé a su carril su vehículo se encontraba a 500 mts. de distancia de mi…
Cada vez que voy al súper, al banco, u otros lugares donde hay que hacer fila, veo el afán de la gente por tener el primer lugar y como hasta se insultan, mienten o lo que sea…
Y…

Dicho eso: Creo que vivo en el lugar correcto para decir que: “NO SE CEDE”. Llámalo lo que sea Yield Cede el paso o lo que sea, pero es lo que el que vive aquí y ahora (no se si otros países son diferentes), en este país, ciudad, barrio: experimenta. Así que, desde mi experiencia otra manera de ser subversivo y contracultura es: CEDIENDO. Cede dinero, cede tu comida, cede tu ropa, cede el paso, cede… etcétera.

La gente cree que cuando cede es porque es un estúpido (hay una famosa frase que reza: “Cristiano pero no pendejo”), y que el mensaje que envía al ceder es: “Tú eres superior y yo soy inferior por eso me rindo ante tu superioridad.” Por eso no ceden, y al no ceder siempre se sienten “superiores”.
Esa actitud crea gente amarga, siempre a la defensiva, siempre esperando ser atropellado por otros, y siempre listo para golpear de vuelta cuando alguien quiere quitarle su “derecho de ser primero.”

¿Quitarme mi derecho? Hmmm… Yo creo que el mensaje que realmente envías cuando cedes es que estás en total capacidad de retener pero prefieres dar, no está en tu mente si eres superior o inferior, y realmente no te importa, y estás contento de que otras personas puedan “sentirse” superiores, si eso les hace feliz. El que otros se  vayan delante no afecta tu “integridad” (el hecho de que eres una persona, que tienes espíritu-alma-cuerpo), ni sus deseos de estar delante de ti aunque traten de atropellarte en el intento. Lo que afecta tu integridad  no es lo que viene de afuera sino TU REACCION HACIA ESO.

¡Me encanta este verso!: “Cuando alguien te esté haciendo la vida difícil, responde con el poder de la oración, pues entonces estarás haciendo las cosas desde quién eres, alguien creado a imagen de Dios.” (Mateo 5:44 – PAR) No ceder y las reacciones que vienen cuando sentimos que “alguien toma nuestro puesto” (entre comillas, porque ¿es realmente así?), no vienen desde nuestra integridad ni desde quienes somos, vienen del temor, de nuestra ansiedad, de nuestra desconexión con Dios y con nosotros mismos que nos hace estar desconectados de los demás, querer verlos inferiores.

¿Qué pasaría si cedes? ¡Vamos cede!

Cede tu dinero, no para enriquecer a otros sino para  practicar justicia.

Cede tu oído para escuchar a otros.

Cede tu boca no para “refutar” sino para construir. El lenguaje del maldito-mundo es tan negativo y de destrucción, que no necesitamos seguir aportándole a la “demolición” masiva con la que se le da uso a las palabras.

Cede tu presencia, a conocidos y a extraños.

Cede tu apoyo, a gente que no esta siendo apoyada.

Cede tu casa, se hospitalario.

Cede tus conocimientos, enseña.

Cede tus pensamientos, conversa.

Cede tus luchas, escribe.

Cede, cede, cede.

Fausto Liriano: Lic. en Publicidad, un surfer frustrado, y vive felizmente casado con Noelia y disfrutando de ser padre de Benjamín. Es Pastor de El Círculo, y actualmente está dando los toques finales a su primer libro “MalditoMundo” que sale en unas semanas. Su blog:www.veldugo01.com


About the Author

Jean Ml.


0 Comments



Be the first to comment!


Leave a Response

(required)